3,126 Casos de Coronavirus en Hyogo

 

0 Confirmados

0 Muertos

0 Curados

0 Enfermos

0% % Mortalidad

0% % Curados

se han detectado 3126 casos de coronavirus (covid-19) en Hyogo.

Lamentablemente hay 61 muertos y hasta el momento se han registrado 2879 recuperados.

Esto deja a 186 casos aún activos de coronavirus.

Tenga en cuenta que 3126 en Hyogo, es una estimación basada en el número de casos reportados y estas cifras pueden diferir por varias razones.

Más data sobre el coronavirus en Hyogo

Histórico

Datos no disponibles
Actualizado:
  • Muertos
  • Curados
  • Enfermos

Distribución porcentual

Casos confirmados

000,000
Por favor manténgase seguro y saludable
Añadir pandemias.app a tu pantalla de inicio
Insertar Copiar Cerrar
Código copiado en el portapapeles

CORONA COVID-19 VIRUS

La enfermedad por Coronavirus 19 (COVID-19) es una enfermedad infectocontagiosa producida por un virus interespecie, el coronavirus 2 del síndrome respiratorio agudo grave o SARS-CoV-2, cuya expansión mundial, ha provocado la pandemia de 2019/2020.

Casos en Hyogo
3126
Muertes
61
Curados
2879
* Última actualización:  
Sobre la enfermedad

Coronavirus
(COVID-19)

COVID-19 es una enfermedad nueva, de la cual, nos queda mucho por saber. Los síntomas son muy variados, pueden variar desde pacientes sin síntomas, hasta el desarrollo de un síndrome respiratorio agudo grave y la muerte.

No todos los infectados, presentan síntomas, pero aunque no tengan síntomas pueden contagiar el virus. Aquellos que presentan síntomas, los suelen presentar a partir del cuarto día de la infección (en los días previos, al desarrollo de síntomas, tambien se puede contagiar COVID-19).

Para prevenir el contagio, se recomienda como primera medida el aislamiento social, mantener una distancia mínima de seguridad de 2 metros, seguidas de medidas higiénicas, como lavado regular de las manos por un mínimo de 20 segundos, y el uso de una mascarilla.

Cómo se transmite el coronavirus

Transmisión de
COVID-19

Se transmite principalmente, a través de gotitas respiratorias.

Se propaga principalmente de persona a persona

Los casos reportados después de reuniones sociales o laborales, resaltan el riesgo de transmisión a través del contacto personal cercano.

Contactor por superficies

Una persona puede contraer el virus que causa COVID-19, al tocar una superficie u objeto que tenga el virus, y luego tocarse la boca, la nariz o posiblemente los ojos.

Se transmite principalmente, a través de gotitas respiratorias.

El virus liberado en las secreciones respiratorias, cuando una persona con infección respira, habla, tose, estornuda, puede infectar a otra persona.

¿Cuáles son los síntomas de COVID-19?

Los síntomas del coronavirus

Los síntomas más comunes de COVID-19 son fiebre, cansancio y tos seca. Algunos pacientes pueden tener dolores y molestias, congestión nasal, secreción nasal, dolor de garganta o diarrea. Estos síntomas generalmente son leves y comienzan gradualmente. Además, los síntomas pueden aparecer 2-14 días después de la exposición.

Fiebre

Fiebre altaLos pacientes, suelen cursar con temperaturas superiores a 37,5ºC.

Tos

Tos secaEn la mayoría de los casos de COVID-19, no se suele expulsar mocos cuando se tose.

Falta de aire

Dificultad respiratoria.Puede ser tan grave, que necesite un ventilador para poder respirar.

Si desarrolla fiebre, tos y tiene dificultad para respirar, busque atención médica de inmediato.

¿CÓMO PROTEGERSE ?

PREVENCIÓN Y ASESORAMIENTO

La mejor estrategia en la actualidad es la prevención. Estamos ante un virus nuevo, al que nuestro sistema inmune nunca se había enfrentado, no tenemos una vacuna ni un tratamiento específico, y no debemos exponernos para evitar contagiarnos.

Lavado de manos.

Lávese frecuentemente las manos con agua y jabón, durante al menos 20 segundos.

Distanciamiento social.

Al no existir una vacuna, la medida de prevención mas eficaz, es el distanciamiento social.

Evitar tocarse la cara.

Se puede contagiar, si toca una superficie infectada, y luego, toca sus ojos, nariz o boca.

Higiene respiratoria.

Utilice pañuelos de papel en caso de tos o estornudos, y luego, deséchelos.

PROTÉJASE Y PROTEJA A LOS DEMÁS.

  • Quédese en casa si tiene síntomas leves:
    Las personas que presenten fiebre o tos, deberán quedarse en su domicilio, aislarse en una habitación y contactar con los servicios de salud de su ciudad.
  • Cúbrase la nariz y la boca:
    Utilice pañuelos de papel en caso de tos o estornudos, y luego, deséchelos. En caso de no llevar pañuelo, use la parte interior del codo.
  • Use una mascarilla:
    Utilice una mascarilla facial cuando deba estar cerca de otras personas, y antes de ingresar a su centro de atención médica, o cualquier otro sitio fuera de casa.
  • Mantenga una distancia mínima de seguridad de 2 metros de otras personas.
  • Realice una higiene de manos frecuente (lavado con agua y jabón o soluciones alcohólicas).
  • Limpie y desinfecte diariamente las superficies que se tocan con frecuencia:
    Esto incluye teléfonos, mesas, interruptores de luz, pomos de puertas, encimeras, manijas, escritorios, inodoros, grifos y lavabos.
  • Manténgase informado sobre la situación local de COVID-19: Estamos frente a una Pandemia por un virus nuevo, y las recomendaciones pueden ir variando.

SIGA LOS PASOS PARA LAVARSE LAS MANOS.

¿PORQUÉ DEBO LAVARME LAS MANOS?
Aplique jabón
Empiece por las palmas
Continúe entre los dedos y uñas
Parte posterior de las manos y muñecas
Enjuague con agua
Al secar, no olvide las muñecas.
CUIDADO Y MANTÉNGASE SEGURO

TRATAMIENTO PARA CORONAVIRUS

Hasta la fecha, no hay vacuna ni medicamento antiviral específico para prevenir o tratar COVID-2019. Sin embargo, los afectados deben recibir atención para aliviar los síntomas. Las personas con COVID-19 grave deben ser hospitalizadas.

Existen varias opciones terapéuticas para el control de sus síntomas, por lo que la asistencia sanitaria mejora el pronóstico. Las opciones terapéuticas actuales, requieren estricto control médico. No se automedique.

Autocuidado

Recuerde que algunas personas que no tienen síntomas pueden propagar el virus.

  • Mantenga distancia de seguridad fuera de su hogar.
  • Lávese las manos con frecuencia.
  • Evite tocarse los ojos, nariz y boca sin haberse lavado las manos.
  • Cúbrase la boca y la nariz con una mascarilla al salir de casa.
Evite contagiarse.

La mejor manera de prevenir la enfermedad es evitar la exposición a este virus.

HACER Y NO HACER

El distanciamiento social funciona .

La mayoría de las infecciones, se han descrito entre contactos domésticos, en congregaciones o entornos de atención médica, cuando no se utilizó equipo de protección personal (incluidos hospitales e instalaciones de atención a largo plazo como las residencias de ancianos), y en entornos cerrados (por ejemplo, cruceros [ barcos]).

Evite el contacto cercano
No se toque la cara
Mantenga la distancia de seguridad
Lávese las manos frecuentemente
Beba mucha agua
Utilice mascarilla
PREGUNTAS FRECUENTES

PREGUNTAS Y RESPUESTAS COMUNES

¿Qué es COVID-19?

COVID-19 significa "enfermedad por coronavirus 2019". Es causada por un virus llamado SARS-CoV-2. El virus apareció por primera vez a fines de 2019 y se extendió rápidamente por todo el mundo.

¿Cómo se transmite COVID-19?

El virus que causa COVID-19 se propaga principalmente de persona a persona. Una persona puede infectarse y transmitir el virus a otros, incluso sin tener ningún síntoma. Es por eso que mantener a las personas separadas es una de las mejores maneras de frenar la propagación.

¿A quien afecta COVID-19 ?

Las personas de cualquier edad (niños, adultos y ancianos) pueden adquirir una infección grave por el coronavirus 2 del síndrome respiratorio agudo (SARS-CoV-2), aunque los adultos de mediana edad y ancianos son los más comúnmente afectados, y los ancianos tienen más probabilidades de tener una enfermedad grave.

Sí. Se sospecha que usted tiene COVID-19, se tomaría una muestra del interior de su nariz con un hisopo y se enviaría a un laboratorio para la detección del virus. Esta prueba puede ayudar a determinar si usted tiene COVID-19.

En algunas zonas, tal vez no sea posible realizarles la prueba a todas las personas que podrían haberse expuesto al virus. Si no pueden hacerle la prueba, tal vez le digan que se quede en su casa y evite estar con otras personas, y que llame si los síntomas empeoran.

¿Cómo se trata el COVID-19?
No se conoce ningún tratamiento específico para el COVID-19. Muchas personas pueden recuperarse en su casa. Sin embargo, quienes tienen síntomas graves u otros problemas de salud posiblemente tengan que ir al hospital.

¿Qué debo hacer si vivo con alguien que tiene COVID-19?
Si vive con alguien que tiene el COVID-19, hay algunas cosas más que puede hacer para protegerse a sí mismo y a los demás:

Mantenga al enfermo alejado de otras personas: El enfermo debe tener su propia habitación y usar otro baño, si es posible. Además, debe comer en su propia habitación. Los expertos también recomiendan que la persona enferma se mantenga alejada de las mascotas de la casa hasta que se mejore.

Pida al enfermo que se cubra la cara: La persona enferma debe cubrirse la nariz y la boca con una mascarilla de tela cuando haya otras personas en la misma habitación. Si el enfermo no puede usar una mascarilla facial, usted debe cubrirse la cara cuando se encuentren en la misma habitación, para ayudar a protegerse.

Lávese las manos: Lávese las manos con agua y jabón frecuentemente.

Limpie con frecuencia: Estas son algunas cosas específicas que pueden ser de ayuda:

Póngase guantes desechables para limpiar la casa, tocar la ropa sucia, los platos, los utensilios y los desechos de la persona enferma.

Cuando lave la ropa de la persona enferma, evite que la ropa o las sábanas sucias entren en contacto con su cuerpo. Lávese las manos y limpie las superficies de la lavadora después de colocar la ropa sucia.


Si piensa que tuvo contacto cercano con alguien que tiene COVID-19, pero usted no tiene síntomas, debe hacer una "autocuarentena" de 14 días como mínimo en su casa. La autocuarentena no es exactamente lo mismo que el autoaislamiento, el cual consiste en que una persona enferma permanezca en una habitación completamente separada de los demás. Además, debe vigilar su propia salud por si aparecen síntomas. En caso de que aparezcan, infórmeselo a su médico o centro de atención médica de inmediato.

¿Qué debo hacer si tengo síntomas?
Si tiene fiebre, tos, dificultad para respirar o una combinación de otros síntomas de COVID-19, llame a su centro de atención médica. Le preguntarán acerca de sus síntomas. Si sus síntomas no son severos, es mejor llamar antes de acudir. El personal puede decirle qué hacer y si necesita que lo vean en persona. Muchas personas con síntomas leves deben quedarse en casa y evitar a otras personas hasta que mejoren. Si necesita ir a la clínica u hospital, cúbrase la nariz y la boca con un mascarilla. Esto ayuda a proteger a otras personas. El personal también puede hacer que espere en un lugar alejado de otras personas. Si está gravemente enfermo y necesita ir a la clínica o al hospital de inmediato, debe llamar con anticipación si es posible. De esta manera, el personal puede cuidarlo mientras toma medidas para proteger a los demás. Si cree que tiene una emergencia médica, llame a una ambulancia.


La donación de sangre es particularmente importante durante la pandemia debido a la preocupación de que el suministro podría llegar a ser críticamente bajo. Tener antecedentes de COVID-19 no es una exclusión para la donación, siempre y cuando la enfermedad se haya resuelto al menos 14 días antes de la donación. Se alienta a las personas que se han recuperado de COVID-19 a donar plasma, porque el plasma convaleciente es un tratamiento de investigación para COVID-19.

¿Se puede prevenir COVID-19?

Todavía no existe una vacuna para prevenir COVID-19. Pero hay cosas que puede hacer para reducir sus posibilidades de contraerlo. Estos pasos son una buena idea para todos, especialmente si se encuentra en un área donde la infección se está propagando muy rápidamente. Pero son muy importantes para las personas mayores de 65 años o que tienen otros problemas de salud.

Para ayudar a protegerse y proteger a los demás:

Practique el "distanciamiento social". Es muy importante evitar el contacto con personas enfermas. Pero el distanciamiento social también significa mantenerse alejado de todas las personas que no viven en su hogar.

Evitar las multitudes es una parte importante del distanciamiento social. Pero incluso las reuniones pequeñas pueden ser riesgosas, por lo que es mejor quedarse en casa tanto como puedas. Cuando necesite salir, como alimentos o medicamentos, haga todo lo posible para mantenerse al menos a 2 metros de distancia de otras personas. Algunos grupos de expertos también recomiendan cubrirse la cara cuando necesite salir.

Lávese las manos con agua y jabón con frecuencia. Esto es especialmente importante después de estar en público, recibir su correo o tocar paquetes u otras entregas. Asegúrese de frotar sus manos con jabón durante al menos 20 segundos, limpiándose las muñecas, las uñas y entre los dedos. Luego enjuague sus manos y séquelas con una toalla de papel que pueda tirar.

Si no está cerca de un fregadero, puede usar un gel desinfectante para manos para limpiar sus manos. Los geles con al menos 60 por ciento de alcohol funcionan mejor. Pero es mejor lavar con agua y jabón si puede.

Evite tocarse la cara , especialmente la boca, la nariz o los ojos.

Evite viajar si puede. Algunos expertos recomiendan no viajar hacia o desde ciertas áreas donde COVID-19 se está extendiendo rápidamente. Pero cualquier forma de viaje, especialmente si pasa tiempo en lugares concurridos como aeropuertos, aumenta su riesgo. Si viaja mucha gente, también aumenta la probabilidad de que el virus se propague a más partes del mundo.

Recomendaciones del centro de control de enfermedades, sobre las mascarillas faciales en el COVID-19 (abril de 2020):
Las recomendaciones sobre el uso comunitario de mascarillas faciales en el contexto de la pandemia COVID-19 varían de un país a otro. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) actualizaron sus recomendaciones a principios de abril para aconsejar a las personas que usen una mascarilla facial de tela cuando estén en lugares públicos donde es difícil lograr el distanciamiento social, particularmente en áreas con transmisión comunitaria sustancial. Los médicos deben enfatizar que usar una mascarilla facial no disminuye la importancia de otras medidas preventivas, como el distanciamiento social y la higiene de las manos (incluso después de quitar la cubierta facial). Los CDC también reiteran que la recomendación de mascarilla facial no incluye mascarillas médicas, que deben reservarse para los trabajadores de la salud.

¿Por qué es tan importante el distanciamiento social?
Mantener la distancia entre las personas es una de las mejores formas de controlar la propagación del virus que causa COVID-19. Eso se debe a que el virus puede propagarse fácilmente a través del contacto cercano, y no siempre es posible saber quién está infectado. En muchos lugares las escuelas y las tiendas han cerrado, y se han cancelado eventos. Sin embargo, el distanciamiento social no solo consiste en evitar las multitudes. También es importante evitar cualquier reunión con personas que no vivan con usted, incluso si se trata de grupos pequeños. A muchas personas les resulta útil mantenerse en contacto con amigos y familiares de otros modos; por ejemplo, por teléfono o en línea. Si tiene un espacio al aire libre o puede hacer una caminata breve sin acercarse a otras personas, tomar un poco de aire fresco cuando pueda también puede ser útil. Cuando los expertos recomiendan quedarse en casa, es importante tomar en serio esta indicación y seguir las instrucciones en la mayor medida posible. No es fácil tener que cambiar de modo de vida y de hábitos, y es normal querer que las cosas vuelvan a ser como eran. Pero recuerde que, incluso si no se enferma gravemente de COVID-19, podría contagiar a otras personas que sí podrían enfermarse gravemente. Si el distanciamiento social deja de practicarse demasiado pronto, más personas se enfermarán y más tardarán en volver a abrir muchos lugares como las escuelas, los negocios y otros lugares.

¿Los niños pueden contagiarse de COVID-19?


Si. Los niños de cualquier edad pueden enfermarse de COVID-19. Aunque sus desafíos de enfermarse gravemente son menores que las de los adultos, pueden ocurrir.
Además, los niños pueden transmitir el virus a otras personas. Eso puede ser peligroso, especialmente para las personas mayores de 65 años o que tienen otros problemas de salud.

¿Deben evitarse las fechas de juego y los parques infantiles?
Dada la posibilidad de transmisión del coronavirus 2 del síndrome respiratorio agudo severo (SARS-CoV-2) de individuos asintomáticos (o individuos presintomáticos dentro del período de incubación), los CDC recomiendan que los niños no tengan fechas de juego con niños de otros hogares y que cuando juegan afuera, permanezcan a 2 metros de personas de otros hogares


Realmente no. En adultos, los síntomas comunes incluyen fiebre y tos. En casos más severos, las personas pueden desarrollar neumonía y tener problemas para respirar. Los niños con COVID-19 también pueden tener estos síntomas, pero es menos probable que se enfermen gravemente.

¿COVID-19 puede provocar otros problemas en los niños?

Esto no es común, pero puede suceder. Ha habido informes de niños con COVID-19 que desarrollan inflamación en todo el cuerpo. Esto puede provocar daños en los órganos si no se trata rápidamente. Parece ser similar a un padecimiento llamado "enfermedad de Kawasaki". Sin embargo, los médicos aún desconocen si el virus que causa el COVID-19 también causa la enfermedad de Kawasaki en algunos niños.

¿Qué debo hacer si mi hijo tiene síntomas?
Si su hijo tiene fiebre, u otros síntomas, llame a su médico o enfermero para que le diga qué hacer y si es necesario que vea a su hijo en persona.

¿Mi hijo necesita pruebas?
Si un médico sospecha que su hijo tiene COVID-19, podría tomar una muestra y enviarla a un laboratorio para que le hagan pruebas. Estas pruebas pueden ayudar al médico a determinar si su hijo tiene COVID-19 u otra enfermedad.

No se conoce ningún tratamiento específico para el COVID-19. La mayoría de los niños saludables que se infectan pueden recuperarse en casa, y por lo general mejorado en el transcurso de una o dos semanas.

¿Cómo puedo evitar que mi hijo se contagie de COVID-19 o lo transmita?

Todavía no existe ninguna vacuna para prevenir el COVID-19. Sin embargo, hay cosas que puede hacer para disminuir las posibilidades de contagio y desacelerar la propagación de la infección.
Si su hijo tiene edad suficiente, puede enseñarle a hacer lo siguiente:
● Practicar el "distanciamiento social".
● Lavarse las manos.
● Evitar tocarse la cara.

¿Qué más debe saber mi familia sobre el distanciamiento social?

En muchos lugares, las escuelas y las guarderías infantiles han cerrado periódicamente. Cuando los expertos recomiendan quedarse en casa y lejos de otras personas, es importante tomar en serio esta indicación y seguir las instrucciones en la mayor medida posible. Incluso si su hijo no se enferma muy gravemente de COVID-19, puede contagiar a otras personas que sí pueden enfermar gravemente.

También es importante evitar lo siguiente:
●Citas para jugar con otros niños
●Deportes grupales
●Parques de juegos
Los niños pueden seguir jugando al aire libre pero deben tener una distancia mínima de 2 metros con respecto a otras personas.

¿Qué ocurre si otro habitante de la casa está enfermo?

Si alguien en su casa tiene COVID-19, esa persona debe permanecer en una habitación separada y ponerse una máscara si por cualquier motivo necesita estar cerca de otras personas. Si está enfermo y tiene un bebé, es importante que sea extremadamente cuidadoso al alimentarlo o tenerlo en brazos. Aunque los expertos desconocen si el virus se transmite a través de la leche materna, puede transmitir a los bebés y otros niños a través del contacto cercano. Para proteger a su bebé, puede lavar las manos con frecuencia y ponerse una máscara cuando vaya a alimentarlo. Si es posible, encargue a un adulto saludable de alimentar al bebé.

  • Seguridad del desinfectante de manos:

    Aunque lavarse las manos con agua y jabón, cuando está disponible es preferible para la higiene de las manos, el desinfectante de manos a base de alcohol es seguro para usar en niños cuando se usa el desinfectante de acuerdo con la información en la etiqueta de Información del medicamento; no hay motivo de preocupación si los niños comen o se lamen las manos después de que el desinfectante para manos se haya secado por completo [ 132 ]. Sin embargo, debido a que la ingestión de incluso una pequeña cantidad de desinfectante líquido para manos puede causar intoxicación por alcohol en niños (incluida la hipoglucemia), los niños menores de seis años deben ser supervisados ​​cuando se usan desinfectantes para manos a base de alcohol, y los desinfectantes para manos a base de alcohol deben mantenerse fuera del alcance y la vista de los niños

La enfermedad de Kawasaki es una de las vasculitis (inflamación de los vasos sanguíneos) más comunes de la infancia, y afecta a niños de todas las razas.

Por lo general, es una afección autolimitada, con fiebre y otras manifestaciones inflamatorias que duran un promedio de 12 días si no se tratan. Fue descrita por primera vez, por un pediatra japonés Tomisaka Kawasaki en el año 1967, por lo cual lleva su nombre. La causa subyacente (de base) es desconocida.

La enfermedad de Kawasaki puede causar una variedad de complicaciones cardiovasculares, incluyendo aneurismas (dilataciones anormales localizadas) de las arterias del corazón, enfermedad cardiaca, infartos al corazón, arritmias y oclusión de algunos vasos sanguíneos. Estas complicaciones pueden causar enfermedad y mortalidad significativas, particularmente en niños que no reciben un tratamiento adecuado. La frecuencia del desarrollo de aneurismas y la mortalidad ha disminuido dramáticamente como resultado de la terapia de inmunoglobulina intravenosa . El diagnóstico temprano es crítico para lograr el resultado óptimo del tratamiento.

En varios países europeos, se ha reportado un aumento de casos nuevos altamente inusual que sugiere un vínculo con la pandemia de COVID-19. Desde el 15 de abril, Francia ha visto, como Italia, el Reino Unido, España y Bélgica, la llegada a cuidados intensivos de un número sorprendentemente alto de niños con síntomas similares a la enfermedad de Kawasaki . Durante una conferencia de prensa en línea, varios médicos del Hospital Necker en París describieron el perfil de estos pacientes y el posible vínculo con COVID-19.

"Hay muy pocas enfermedades inflamatorias en las que vemos daños en el músculo del corazón. Fue fácil etiquetar a estos pacientes con enfermedad de Kawasaki, ya que su presentación es similar", comentó Sylvain Renolleau, pediatra de cuidados intensivos y médico-quirúrgicos en el Hospital Necker. Si bien hubo dudas hace unos días, ahora está claro que "todos los niños estuvieron en contacto en algún momento con el virus", confirmó Renolleau.

¿Cuál es el vínculo entre la enfermedad de Kawasaki y COVID-19? Las causas de la enfermedad de Kawasaki siguen siendo desconocidas a pesar de los datos clínicos y epidemiológicos que sugieren una relación con las infecciones.

Causa infecciosa: Muchos datos epidemiológicos sugieren que la enfermedad de kawasaki es causada o desencadenada por un agente o agentes transmisibles. El apoyo a esta teoría se deriva de las siguientes similitudes entre la enfermedad de Kawasaki y otras afecciones infecciosas en niños:

- La enfermedad de kawasaki se caracteriza por una erupción de la piel, de color rojizo y más o menos extensa, que suele ir acompañada o precedida de fiebre, con inflamación de los ganglios e inflamación de la mucosa de la boca, en muchas ocasiones, la lengua adquiere la apariencia de una frambuesa (lengua aframbuesada). Estas son características similares a las de las enfermedades contagiosas, como la infección por adenovirus, el sarampión y la escarlatina.

- Hay un aumento estacional en la incidencia (nuevos casos) de enfermedades en el invierno y el verano en muchas áreas geográficas.

- La enfermedad a menudo ocurre en epidemias, y se ha observado una propagación geográfica de la enfermedad en forma de onda durante las epidemias.

- Los hermanos de niños con enfermedad de kawasaki tienen un mayor riesgo de desarrollar la enfermedad, que generalmente ocurre dentro de una semana del inicio del caso índice (probablemente por la cercanía a sus hermanos infectados).

- La enfermedad es común entre los niños menores de cinco años, pero rara en los menores de seis meses. La rareza en los lactantes puede explicarse por la transferencia de inmunidad pasiva a los desencadenantes infecciosos relativamente comunes por anticuerpos maternos adquiridos a través de la placenta.

- Hay agrupación en tiempo y espacio de los casos.

Síndrome inflamatorio multisistémico: Ha habido informes de un síndrome inflamatorio multisistémico (sistema circulatorio, cardiaco, digestivo, etc…) raro pero grave posiblemente asociado con COVID-19 que tiene características clínicas similares a las de la enfermedad de Kawasaki (p. Ej., Fiebre persistente, dolor abdominal, síntomas gastrointestinales, tensión arterial baja, inflamación del corazón). Durante esta pandemia, muchos, aunque no todos, de estos pacientes han dado positivo por para el coronavirus que causa COVID-19; ninguno ha dado positivo por otros microorganismos.

En espera de información adicional, los niños que presentan características clínicas del síndrome inflamatorio multisistémico deben ser remitidos de inmediato a un especialista en enfermedades infecciosas pediátricas, reumatología, cardiología y/o cuidados críticos, según sea necesario. El diagnóstico temprano y el tratamiento de la enfermedad de Kawasaki es fundamental para prevenir complicaciones a largo plazo (p. Ej., Aneurismas de las arterias del corazón).

La mejor manera de evitar COVID-19 y cualquier complicación asociada a esta, es evitar exponerse al virus.

Es normal sentir ansiedad o preocupación con respecto al COVID-19. Además, puede ser difícil manejar el trabajo y las tareas escolares cuando toda la familia debe quedarse en casa.

Para ayudar a su hijo, puede:

● Hablarle en términos simples sobre el COVID-19 y por qué el "distanciamiento social" es importante

● Limitar lo que ve en los noticieros o Internet

● Buscar actividades para hacer juntos

● Mantener la comunicación con amigos y familiares

● Cuidarse, por ejemplo, comiendo alimentos saludables y haciendo ejercicio regularmente

Es posible que la escuela de su hijo disponga de recursos para ayudar a su hijo a estudiar en casa, lo que a la vez puede ser un buen modo de mantener la comunicación con maestros y compañeros de clase.

Si su hijo está preocupado, también puede ser útil que recuerde que la mayoría de las personas no se enferman gravemente ni mueren a causa del COVID-19.

¿Qué hago si tengo otras preguntas?

El médico o enfermero de su hijo puede brindarle ayuda con preguntas como estas:
● ¿Debo reprogramar la vacunación o la revisión médica periódica de mi hijo?

● ¿Cómo puedo garantizarme el suministro de suficiente medicina u otros suministros médicos para mi hijo?

● ¿Cómo debo alimentar a mi bebé si la fórmula que suelo comprar no se consigue en las tiendas?

● ¿Dónde puedo recibir ayuda si no me alcanza la comida para alimentar a mi familia?

Las respuestas a estas preguntas dependen de su situación específica.

¿Las embarazadas tienen un alto riesgo de presentar síntomas graves?

Los expertos aún no saben mucho sobre COVID-19 y el embarazo. Pero por lo que saben hasta ahora, las embarazadas no parecen ser más propensas que otras personas a contraer la infección. Tampoco parecen tener más probabilidades de tener un mayor riesgo de problemas graves (como la neumonía) que otras personas de edad similar. La mayoría de las embarazadas con COVID-19 durante el embarazo se recuperan antes de tener su bebé.

¿Qué debo hacer si tengo síntomas?

Si tiene fiebre, tos, dificultad para respirar o una combinación de otros síntomas de COVID-19, llame a su médico, enfermera o matrona. Pueden decirle qué hacer y si necesita que la vean en persona. También le dirán si debe hacerse una prueba para detectar el virus que causa COVID-19.

Si estoy embarazada y me enfermo, ¿puedo transmitirle el virus a mi bebé?

Los expertos aún no lo saben con certeza. Piensan que esto no es probable que suceda mientras el bebé aún está en el útero (matriz). Pero las madres con la infección pueden transmitir el virus al bebé después de que nazca.

¿El COVID-19 puede causar problemas en el embarazo?
Según los conocimientos de los expertos hasta ahora, la mayoría de las personas que contraen COVID-19 durante el embarazo no tienen problemas graves. Sin embargo, pueden surgir problemas si la madre se enferma gravemente.
Las embarazadas que se contagian de COVID-19 podrían correr un riesgo mayor de parto prematuro. Esto ocurre cuando el bebé nace antes de las 37 semanas de embarazo. Al parecer, este riesgo es mayor para las personas que se enferman gravemente y tienen neumonía. El parto prematuro puede ser peligroso, porque los bebés que nacen antes de tiempo pueden tener problemas de salud graves.

  • ¿Cambiarán mis citas prenatales regulares?
    Su médico, enfermera o partera trabajarán con usted para hacer un plan para sus visitas durante el embarazo. Si vive en un área donde COVID-19 se está extendiendo rápidamente, es probable que haya algunos cambios. Por ejemplo: ● ●Es posible que su pareja no pueda unirse a usted para las citas ● ●Si tiene algún síntoma de COVID-19, probablemente necesitará usar una máscara médica durante sus citas. ● ●Su médico, enfermera o partera pueden agrupar ciertas pruebas para que no tenga que ir con tanta frecuencia. ● ●Su médico, enfermera o partera pueden sugerirle que reemplace algunas visitas con un teléfono o una videollamada Estos cambios pueden ser estresantes. Puede ayudar tener en cuenta que el objetivo es ayudar a protegerlo a usted y a los demás.
  • ¿Cómo será el parto?
    Cuando llegue al hospital o centro de natalidad le revisarán la temperatura y otros síntomas de COVID-19. Lo harán antes si tiene programado un parto "inducido" o una cesárea. Según dónde viva y si tiene síntomas, también es posible que le hagan la prueba de detección del virus. Incluso si se siente bien de salud, debe cubrirse la nariz y la boca con una tela antes de ir al hospital. También es posible que tenga que usar una máscara durante el trabajo de parto y al dar a luz.
    Si tiene COVID-19 al comenzar el parto, los médicos y enfermeros tomarán medidas para proteger a las personas que la rodean. Por ejemplo, deberá usar una máscara si es posible. Es probable que pueda tener un parto vaginal, si ese era su plan. No es necesario que tenga un parto por cesárea solo porque está enferma.
    Si tiene COVID-19, quizás no pueda sostener al bebé en brazos hasta que se mejore. Si lo sostiene en brazos, tendrá que usar una máscara para reducir el riesgo de contagiarle la infección. También es posible que tenga que tomar otras precauciones. Todo esto puede ser difícil, pero es importante para proteger a su bebé.
  • Si ninguno de los dos está enfermo, ¿mi pareja puede estar conmigo durante el nacimiento?
    En zonas donde el COVID-19 se está propagando rápidamente, algunos hospitales tienen normas en cuanto a quiénes pueden estar en la sala durante el trabajo de parto y el nacimiento. Su médico, enfermero o partera puede hablar con usted sobre qué esperar al respecto. Su pareja no podrá estar con usted si tiene síntomas de COVID-19, si la prueba de detección del virus le dio positivo o si podría haberse expuesto a alguien infectado. Si su pareja no puede estar con usted, por lo general se puede encontrar el modo de que la apoye por teléfono o video.
    Algunas personas se preguntan si sería más seguro dar a luz en su casa que en el hospital. Si tiene curiosidad al respecto, hable con su médico, enfermero o partera. Los partos domiciliarios también tienen riesgos.
  • ¿Qué ocurre si deseo amamantar?
    Amamantar tiene muchos beneficios para usted y para el bebé. No se sabe si el virus que causa el COVID-19 se puede transmitir al bebé a través de la leche materna.
    Si está enferma, quizás convendría que pida a un adulto saludable que se encargue de alimentar al bebé. Si eso no es posible, es importante que sea extremadamente cuidadosa al alimentar al bebé o sostenerlo en brazos, tanto si lo amamanta como si no. Aunque los expertos desconocen si el virus se transmite a través de la leche materna, podría transmitírselo a su bebé a través del contacto cercano. Para proteger a su bebé, puede lavarse las manos frecuentemente y ponerse una máscara cuando vaya a alimentarlo.
    Quizás prefiera usar una bomba de lactancia para extraer la leche para su bebé. Si está enferma, lávese las manos minuciosamente antes de extraer la leche, y use una máscara durante la extracción. Si es posible, pida a una persona saludable que limpie la bomba minuciosamente después de cada uso.
  • PREVENCIÓN Las mujeres embarazadas deben seguir las mismas recomendaciones que las personas no embarazadas para evitar la exposición al virus (por ejemplo, distanciamiento social, higiene de manos, desinfección de superficies, uso de una máscara en público). Las mujeres con antecedentes epidemiológicos de contacto deben ser monitoreadas.
  • Las mujeres embarazadas con niños deben tener precaución. COVID-19 en niños a menudo es leve y puede ser asintomático, aunque se han informado casos graves. Dada la posibilidad de transmisión de SARS-CoV-2 de individuos asintomáticos (o individuos presintomáticos dentro del período de incubación) [ 1-7 ], los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades recomiendan que los niños no tengan fechas de juego con niños de otros hogares; que permanecen a ≥6 pies de personas de otros hogares cuando juegan afuera; y que usan cubiertas faciales de tela en lugares públicos donde otras medidas de distanciamiento social son difíciles de mantener. Las trabajadoras sanitarias embarazadas tienen inquietudes adicionales y no existe una guía ocupacional estándar para ellas con respecto a las restricciones laborales.

- Se desconoce si el SARS-CoV-2 puede transmitirse a través de la leche materna. El único informe de las pruebas no encontró virus en la leche materna de seis pacientes. Sin embargo, la transmisión de gotas podría ocurrir a través del contacto cercano durante la alimentación (lactancia materna o alimentación con biberón).

Relación entre intervenciones y oleadas posteriores.

Aunque no se pueden hacer aseveraciones frente a una pandemia por un virus del cual nos queda por aprender, podemos analizar la dinámica de las ondas pandémicas, y formular observaciones descriptivas a partir de los datos disponibles. Al ofrecer estas observaciones, es importante subrayar que la información sobre las intervenciones utilizadas a futuro es incompleta. En la pandemia de 1918, todos las países mostraron cierta fluctuación en las tasas de mortalidad después de que la ola principal de la pandemia disminuyó.

En los Estados Unidos de América, durante la pandemia de 1918, hubo una correlación inversa estadísticamente significativa de la magnitud del primer y segundo pico, por lo que las ciudades que tenían picos bajos durante la primera ola tenían un mayor riesgo de una gran segunda ola. Las ciudades que tuvieron tasas de mortalidad pico más bajas durante la primera ola también tendieron a experimentar sus segundas olas después de un intervalo de tiempo más corto, ≈6–8 semanas después del primer pico vs. 10–14 semanas para las ciudades con tasas de mortalidad pico más altas.

Si las intervenciones se mantuvieran indefinidamente una vez que se implementan, uno esperaría que las intervenciones tempranas se asociaran con una reducción tanto en la incidencia máxima (y, por lo tanto, la tasa de mortalidad máxima) como también en la incidencia acumulada o la tasa de mortalidad excesiva acumulativa. Sin embargo, las intervenciones utilizadas en 1918 no duraron indefinidamente; más bien, la mayoría de las intervenciones en las ciudades de estudio parecen haberse relajado en 2 a 8 semanas, mientras que las oportunidades para la reintroducción y transmisión del virus pandémico se extendieron por muchos meses. Si las intervenciones altamente efectivas se implementan temprano en la epidemia, y estas resultan en una epidemia más pequeña, entonces una gran proporción de la población seguirá siendo susceptible a la propagación renovada del virus una vez que se relajen las intervenciones. En ausencia de un método efectivo para inducir inmunidad en la población no infectada (es decir, una vacuna bien adaptada), es probable que dicha epidemia tenga dos fases, la primera fase mitigada por las intervenciones y la segunda comenzando después de que los NPI se relajen.

Quizás la observación más importante, es que ninguna ciudad del análisis experimentó una segunda ola mientras su batería principal de intervenciones estaba completamente vigente. Las segundas oleadas ocurrieron solo después de la relajación de las intervenciones. Este hallazgo sugiere que tales intervenciones pueden ser capaces de reducir significativamente la tasa de transmisión de la enfermedad siempre y cuando sigan vigentes.

¿Cuán grandes son las pérdidas esperadas?

Hay una necesidad no satisfecha de invertir más en la preparación para grandes epidemias y pandemias. Los argumentos a favor de dicha inversión se basan, en gran parte, en las estimaciones de las pérdidas en los ingresos nacionales que podrían darse como resultado de una gran epidemia o pandemia. Recientemente, ampliamos el cálculo para incluir la valoración de las vidas perdidas como resultado del aumento de la mortalidad relacionado con la pandemia. Esto dio como resultado unas estimaciones notablemente más altas del valor de la pérdida que podría resultar de una futura pandemia. Hemos parametrizado una función de probabilidad de excedencia para una pandemia de gripe mundial y estimado que el número esperado de muertes causadas por una pandemia de gripe es de aproximadamente 720 000 por año. Calculamos que las pérdidas anuales esperadas del riesgo de pandemia son de unos 500 000 millones de dólares estadounidenses, o el 0,6 % de los ingresos mundiales, por año. Esta estimación se encuentra dentro, pero cerca del mínimo, de las estimaciones del Panel Intergubernamental del Cambio Climático sobre el valor de las pérdidas por el calentamiento global, que oscilan entre el 0,2 % y el 2 % de los ingresos globales. El porcentaje estimado de los ingresos nacionales anuales representado por el valor esperado de las pérdidas varió según la agrupación de ingresos del país: de poco más del 0,3 % en los países con ingresos altos al 1,6 % en los países con ingresos medios o bajos. La mayoría de las pérdidas por pandemias de gripe provienen de casos raros y severos.

Boletín de la Organización Mundial de la Salud. Recopilación de artículos. Volumen 96: 2018. Volumen 96, Número 2, febrero 2018, 77-144